Blog

Phrase Express, una herramienta esencial para atareados y perfeccionistas

Cuaderno de notas


Hoy quería compartir con vosotros un programa maravilloso y gratuito que se ejecuta cada día en segundo plano en mi ordenador y que lleva ahorrándome mucho tiempo desde el día que lo instalé, hace ya un año (así que llevaré ya un mes de vida ganado, por lo menos). Me he decidido a hacerlo porque recientemente se lo he recomendado a dos personas, y para usos diferentes, y puede que le resulte de utilidad a alguien más.

Se trata del programa para Windows Phrase Express. A Ana Rubio de @meowtrad le pareció útil para automatizar la escritura de partes de mensajes de correo electrónico que siempre repetimos. A José de la Riva Fort (@delarivafort), para no tener que acordarse de Sousa cada vez que se quedara con las ganas de escribir unas comillas latinas en Twitter cuando utiliza un portátil.

Como ya podréis imaginar, esta maravilla automatiza la escritura de cualquier cosa y en cualquier plataforma. ¿Para qué lo utilizo yo?

  • Para despedirme de las odiosas combinaciones de teclas tipo «Alt+X», que encima no nos sirven en los portátiles. De esta forma, tengo un código para comillas latinas (dos veces «<» o «>», inglesas, la letra Eszett alemana («ß», con tres veces «s»)…
  • Para automatizar la escritura de partes de mensajes de correo electrónico que repito mucho, sobre todo, despedidas. Sin embargo, para no sonar robótica, tengo disponibles varios tipos. Por ejemplo, cada vez que escribo «Grüße» («Saludos», en alemán), Phrase Express me sugiere varias despedidas habituales.
  • Para «guardar» datos que tengo que escribir de vez en cuando y que no varían, como la retahíla de los datos fiscales (que aparece automáticamente si escribo seguidamente «[ datos ]», por ejemplo, el número de cuenta, etc.
  • Para autocorregir errores comunes que cometo: «funcionamietno» > «funcionamiento», en cualquier plataforma (incluido Trados, Across, etc.).
  • Para ejecutar programas de uso común o abrir carpetas. (Yo escribo su nombre y se me abre la carpeta de trabajo).
  • Para automatizar la escritura de cualquier estructura que se repita mucho en el texto en el que estoy trabajando en el día. Por ejemplo, «la Organización Internacional de Esto y Aquello» lo que, además, garantiza la escritura correcta en todo el texto.

Y, ¿merece la pena configurar la escritura automática de una expresión que solamente se va a repetir en un texto, o automatizar la apertura de un programa? La respuesta es .

El principal motivo por el cual Phrase Express es una maravilla es que su configuración no puede ser más sencilla. Si se está ejecutando en segundo plano, basta con pulsar el icono del programa de la barra de tareas con el botón derecho, escoger «Create new phrase» y la expresión quedará grabada. Deteneos un poco en seleccionar bien cuándo es preferible que se active la palabra o frase en cuestión. Por su parte, para configurar la ejecución de un programa o la apertura de una carpeta con una palabra, solo hay que pinchar el icono del programa o la carpeta en cuestión y escoger «Open/Run with Phrase Express».

Para mí es ya de esos programas imprescindibles sin los cuales me cuesta trabajar. Y vosotros, ¿utilizáis algún programa similar?, ¿qué otros usos se os ocurren?

Por cierto, yo «lo descubrí» en el estupendo blog sobre productividad Think Wasabi, que también recomiendo.

¡Saludos!

photo credit: The Hamster Factor via photo pin cc

Abreviatura de posdata

Cuaderno de notas

Muy brevemente, querría que recordáramos una abreviatura muchas veces utilizada y a menudo de forma incorrecta. Se trata de la forma acortada de posdata, que debería formarse dejando un espacio entre la p y la d. La forma correcta, por tanto, no es otra que «P. D.».

¿A alguno le suena a obviedad? Si echara un euro en una hucha cada vez que me toca corregirlo en textos que me van llegando, con lo recaudado podría irme de vacaciones a una isla del Pacífico.

P. D.: El texto que va a continuación, se escribe tras dos puntos, y en mayúsculas.

¡Felices fiestas!

Se acercan los días en los que acabamos el año y tenemos la oportunidad de volver a empezar.
Seguro que seguimos creciendo, aprendiendo y alcanzando sueños.
Ese es mi deseo para todos para 2012.
¡Disfrutad de estos días junto a los vuestros!

Aquí os dejo mi felicitación de este año.
Gracias a Víctor Sánchez por la fotografía y el diseño, y a Creatividad QR por permitirme haceros un regalo de optimismo que va directo a vuestros móviles (¡escanead el código de abajo!).

Felicitación de Navidad de Irene Sánchez Almagro
Smile - Charles Chaplin, on Youtube

¿Se escriben con mayúscula las variedades de uva?

Cuaderno de notas


La enología está de moda y en varias ocasiones me he encontrado textos para traducir en los que aparecían variedades o cepas de uvas (syrah, merlot, cabernet sauvignon …). Esta entrada es casi un recordatorio para mí misma y, si de paso le sirve a alguien, mejor que mejor: los nombres de las variedades de uvas se escriben con minúscula inicial.

Así lo confirma la propia Fundéu, pues se trata simplemente de nombres comunes, como lo son también los tipos de vinos, «un cava», «un lambrusco», «un jerez». No obstante, las denominaciones de origen (Albariño, Toro, Jumilla, Rioja…) sí que se escriben con mayúscula inicial.

¡Me alegraré si a alguien más le sirve!

Modificación del 9/11/12:

Gracias al comentario de E.D.L. podemos rectificar la mayúscula de «Albariño». Albariño es una variedad de uva blanca (propia de Galicia y también del norte de Portugal), por lo que también se escribe con minúscula. La denominación de origen que más utiliza la uva albariño en España es la DO Rías Baixas.

¿Qué significa «KW» en alemán?

Cuaderno de notas

Son muchos los diccionarios que no recogen esta abreviatura de uso muy común en alemán. El problema con las abreviaturas, ya de por sí presentes en menor medida en el español, es que si, por desconocimiento, no se localizan, puede quedar en una traducción un resquicio incomprensible de un texto que una vez fue. Por tanto, es necesario tener claro su significado y traducción.

Vale. Encontrar el significado resulta sencillo: lo mejor es recurrir a un buscador específico, como el de abkuerzungen.de. La primera acepción nos da la solución. No significa otra cosa que «Kalenderwoche». ¿Y el siguiente paso? ¿La traducción?… «Kalenderwoche» hace referencia a la semana X del año. «KW1» corresponderá a la primera semana del año en cuestión. Por extraño que pueda resultar a los hispanohablantes, en los países de habla alemana se numera todo el año y se planifica en función. Una campaña de publicidad estará preparada para la semana 23 del año, por ejemplo. ¿Traducimos entonces «KW 42» por «semana del año 42»? No parece que esto tenga mucho sentido, puesto que esta fórmula resulta totalmente ajena en castellano.

¿Cómo resolvemos entonces la traducción? En mi opinión, tenemos dos opciones. La primera de ellas, si sabemos el año de que se trata, es consultar la semana exacta y cambiar de fórmula: la «KW 42» de 2011 pasaría a ser «la semana del 17 al 23 de octubre». Por suerte, para hacer esto, no tenemos que abrirnos el calendario de Google y ponernos a contar. Existen páginas como esta que nos soplan la solución.

Por otro lado, esta abreviatura se utiliza a veces en alemán para dar una cifra un poco vaga y no una fecha concreta, sobre todo si no se sabe el año preciso. Si este es el caso, la segunda posible solución pasa por recurrir a fórmulas más abiertas como «a partir de la primera semana de abril», «a lo largo del mes de mayo», «la primera quincena de junio», etc.

Estas soluciones, aunque nos hagan pasar de tener una abreviatura a contar con una larga explicación, parecen la mejor forma de aclarar cuándo saldrá a la venta un producto, llegará un pedido, etc.

De políticos que «juran y perjuran»

Cuaderno de notas

sobre jurar y perjurar

Las elecciones municipales pasaron en España y llegó la época de los pactos. Permitidme que os hable a este respecto de un verbo tramposo que parece que algunos políticos saben utilizar perfectamente. Aquel que «juró y perjuró» no pactar con la derecha, ahora no lo tiene tan claro. Quien «juraba y perjuraba» hacer lo posible para desbancar a la izquierda, empieza a dudar al imaginarse sentado en un sillón de terciopelo. Entonces… ¿nos han estado engañando sin más al «jurar y perjurar»?

Echemos un vistazo en el diccionario de la Real Academia de la Lengua al verbo perjurar:

Ver conjugación perjurar.

(Del lat. periurāre).

1. intr. Jurar en falso. U. t. c. prnl.

2. intr. Jurar mucho o por vicio, o por añadir fuerza al juramento.

3. prnl. Faltar a la fe ofrecida en el juramento.

Bien. Nos queda claro. Nuestros políticos han podido jurar y perjurar por vicio o para reafirmar una convicción. También, según la primera acepción del verbo, han podido jurar en falso. Por tanto, ¿a qué se referían aquellos liberales del pueblo que juraron y perjuraron no pactar con políticos de listas salpicadas de imputados? ¿Nos la habrán jugado y no estaban hablando tan claro como parecía?

Permitidme la broma. Es divertido dar con un verbo traidor. Ojalá que los políticos que estén en esta situación, aquí o allá, no lo sean.

Y el punto de los ordinales se coló

Cuaderno de notas

Una de las cosas más bonitas de la profesión del traductor, y de todo redactor en realidad, es cómo va aprendiendo y puliendo detalles de su propia lengua. Esta semana he dado forma a una de esas cuestiones lingüísticas que no son siempre iguales para «la norma» y para el uso. Se trata de la escritura de los números ordinales.

Es común en español encontrar tanto numeración romana (I jornadas) como arábiga (2.º ciclo de cine). Leyendo al respecto en el Diccionario Panhispánico de Dudas, advertí de la existencia de un punto que llevaba tiempo obviando. Se trata de ese punto detrás de los ordinales arábigos (2.º) que, según «la norma», debe escribirse, pues los números aquí no son más que abreviaturas que, como tales, van seguidas de un punto. La propia Fundéu reconoce lo normativo de la escritura de este punto, si bien constata que la práctica está conduciendo a su desaparición.

Conocida esta razón y la pequeña fractura entre uso y normativa, el profesional puede actuar de forma más consecuente, en función de su cliente, de su texto, y no se basará únicamente en su propia percepción o costumbre.

Se acerca el «día de la Madre»

Cuaderno de notas

Este año me he tropezado un poco pronto en una traducción con el «día de la Madre», pero se va acercando el momento en que le tocará escribirlo a más de uno.

Es de esas denominaciones que aparecen de forma cícilica y cuya escritura puede presentar dudas. Por ello, aprovecho para recordar que «día de la Madre» es su correcta escritura, con «día» en minúscula. Como explica la Fundéu, solamente en jornadas oficiales y nombres de fiestas religiosas («Día del Trabajo», «Día Internacional de la Mujer», «Domingo de Resurrección») la denominación genérica se escribe en mayúscula. Otras denominaciones de uso comercial o tradicional («día de los Enamorados», «día de los Inocentes») llevarán su genérico en minúscula.

III ojo de Polisemo

Cuaderno de notas

Los días 12, 13 y 14 de mayo se celebrará en la Universidad de Alicante el tercer encuentro universitario-profesional de la traducción literaria, organizado por Acett y la propia universidad.

Tuve la suerte de acudir al primero de ellos en Salamanca y lo disfruté mucho. El año pasado me lo perdí, pero espero asistir al de este año en Alicante.

Aquí tenéis el programa, con muy buena pinta. Para los traductores en ciernes, puede ser un buen acercamiento al mundo profesional. El resto, podemos disfrutar de interesantes ponencias.

¡A ver si nos vemos por allí!

¿Fin a la pesadilla de enviar archivos grandes?

Cuaderno de notas

La semana pasada tuve que enviar a una imprenta un archivo bastante pesado y me las vi y me las deseé para conseguirlo, aparte de perder muchísimo tiempo (y, la verdad, también dinero que espero recuperar).

Era feliz con mi casi recién adquirida cuenta de Dropbox y pensé que con su carpeta Public tenía resuelto cualquier envío para personas sin cuenta en el servicio, pero mi gozo quedó en un pozo al comprobar que solamente permite compartir archivos individuales (no carpetas ni tampoco archivos comprimidos). (Gracias al comentario de Manu sé que sí se pueden compartir archivos comprimidos. ¡Dropbox mola!).

En otras ocasiones había utilizado los servicios de yousendit (o megaupload) para menesteres de este tipo, y esta vez dividí mi archivo en tres partes para cumplir con las limitaciones de mi cuenta gratuita de yousendit. Tras mucho esperar a que los archivos se cargaran, al final se produjo un error. Como siempre en estos casos, el envío urgía, así que opté por pagar 10 $ (yousendit te permite pagar por envíos esporádicos) por un servicio que nunca me dieron: la carga volvió a “colgarse” al final y el enlace de descarga nunca llegó. Buscando cómo resolver el problema, di con la empresa filefactory, desde cuya página pude por fin hacer mi envío de forma gratuita. Eso sí, con tal cantidad de publicidad y mareo que tuve que indicar por teléfono a la persona de la imprenta cómo acceder a la descarga. A los tres días recibí un cargo de parte de yousendit a cuenta de un servicio que ni siquiera aparece en mi perfil de usuario porque nunca se produjo. Todavía estoy discutiendo con ellos la devolución del dinero; el servicio de atención al cliente para los usuarios de cuenta gratuita es una verdadera pesadilla.

¿He escrito todo esto solo para contaros la parte pesadíllica? No. Si me he decidido a soltar el rollo es por el gran descubrimiento que he hecho hoy gracias al recomendable blog ThinkWasabi. Todo apunta a que la próxima vez que tenga que hacer un envío grande no perderé ni tiempo ni dinero: Ge.tt parece tenerlo todo; es un servicio gratuito y que no te exige quedarte mirando cómo va la carga… La explicación detallada, aquí.

Por cierto, Dropbox me sigue pareciendo una maravilla. Si alguien no tiene cuenta todavía, este es mi enlace de invitación: http://db.tt/XZcjlz6. Sí, yo consigo 250 MB si lo pulsas, ¡pero tú también! 😉

http://www.filefactory.com/